Unidad 2

Material de laboratorio y su uso

OBJETIVO  

Conocer y nombrar correctamente, ayudados del dibujo, el material más comúnmente utilizado en un laboratorio de Química.

FUNDAMENTO TEÓRICO 

La mayor parte de los aparatos empleados en un laboratorio de Química son de vidrio; esto es debido a sus características ventajosas, como son fácil limpieza, transparencia, inercia química, capacidad para soportar elevadas temperaturas así como cambios bruscos de ésta. El inconveniente de este tipo de material es su fragilidad, lo que exige un esmerado cuidado en su manejo.

El conjunto del material de laboratorio puede clasificarse en los siguientes grupos:

a) Material de laboratorio para medida de volúmenes.

Este tipo de material volumétrico está calibrado y no debe ser ca­lentado, porque. puede cambiar su contenido.

           

b) Otro material de vidrio.

Para la realización de operaciones básicas tales como filtración, destilación, desecación, etc., se utiliza una gran variedad de material de vidrio.

c) Otro material de laboratorio.

Además del vidrio, en el laboratorio se emplean utensilios fabricados con materiales tales como porcelana, madera, hierro y plástico.

           

                    Limpieza del material de vidrio

La limpieza del material de vidrio es necesaria para evitar la con­taminación de reactivos y disoluciones. Una vez utilizado dicho ma­terial debe limpiarse; si no es posible hacerlo en el momento, debe colocarse en un recipiente destinado a material sucio conteniendo agua y jabón neutro. Para la perfecta limpieza de recipientes de vi­drio tales como tubos de ensayo, matraces, buretas, etc., es muy útil el uso de escobillas diseñadas para tal fin. Si el material de vidrio con­tiene reactivo ya seco, ha de limpiarse con mezcla crómica. Ésta se prepara de la siguiente forma: (En un vaso de precipitados de 250 ml se ponen 20 g de dicromato potásico, con 50 ml de agua; después, se añade ácido sulfúrico concentrado hasta un volumen de aproximadamente 100 ml.) Cuando el material está ya limpio se aclara con abundante agua del grifo y posteriormente con un poco de agua des­tilada. A continuación se deja secar en posición invertida; como nor­ma general se enjuaga el material con la disolución que va a contener posteriormente.