Capitulo X

CLASIFICACION DE SUELOS

Walter Luzio L.

Ing. Agrónomo M.S.

Depto. Ingeniería y Suelos

Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales.

Universidad de Chile

  1. INTRODUCCIÓN

Históricamente, el hombre ha tenido la tendencia a clasificar los objetos naturales que lo rodean. Los suelos no constituyen una excepción, si se considera que son objeto de la experiencia y observación diaria, ya sea como un factor de la producción agrícola, o bien como base de sustentación de estructuras construídas por el hombre.

Las primeras clasificaciones de suelos fueron bastantes simples. Pero, en la medida en que se ha incrementado el conocimiento de los suelos y ha aumentado la complejidad y diversidad en su uso, se ha visto la necesidad de organizar y de proporcionar una base científica a las clasificaciones de los suelos.

Los objetivos de una clasificación de suelos pueden sintetizarse en los siguientes puntos:

-          Organizar el conocimiento.

-          Proporcionar relaciones comprensibles entre los individuos o entre grupos de individuos.

-          Comunicar la información en forma ordenada y entendible por el mayor número de personas.

-          Establecer grupos o subdivisiones (clases) de individuos con fines de una utilización práctica, como por ejemplo: predecir su comportamiento, identificar el mejor uso, estimar su pro ductividad y proporcionar unidades que permitan extrapolar observaciones.

1.1.               Conceptos básicos

En clasificación se utilizan ciertos términos que tienen significados específicos:

Clase. Corresponde a un grupo de individuos similares en ciertas propiedades seleccionadas, y distinguibles de todas las demás clases por diferencias en esas propiedades.

Taxon, Taxa. Corresponde a una clase en cualquier nivel taxonómico de generalización.

Categoría. Corresponde a un conjunto de Taxa, producida por la diferenciación dentro de una población a un determinado nivel de abstracción y está compuesta por todas las clases a un determinado nivel de generalización.

Característica diferenciante. Corresponde a una propiedad escogida como base para agrupar a los individuos. Individuos similares en relación con esa característica son ubicados en el mismo grupo.

Sistema de categorías múltiples. Corresponde a un sistema jerárquico de categorías diseñado para clasificar una gran y compleja población de unidades. Como los suelos constituyen una población muy heterogénea, se hace necesario establecer varias categorías de clasificación. Las categorías más altas tiene pocas clases, definidas en términos generales por medio de un escaso número de características diferenciantes. Se dice que este es un alto nivel de generalización o de abstracción. En las categorías más bajas, como las series de suelos, hay un gran número de clases, definidas en términos específicos por un gran número de características diferenciantes. Se considera a éste como un bajo nivel de generalización o de abstracción.

El Pedón. Corresponde a la mínima área que se debe describir y muestrear en un suelo, para tipificar la naturaleza y arreglo de sus horizontes y la variabilidad en las otras propiedades que se conservan en las muestras. Un pedón, de algún modo, es comparable a la celda fundamental de un cristal. Tiene tres dimensiones: su límite inferior es el límite algo vago entre el suelo y el "no suelo" subyacente; sus dimensiones laterales son lo suficientemente grandes como para presentar la naturaleza de cualquier horizonte además de la variabilidad que pueda existir. Un horizonte puede variar en espesor o en composición, o puede ser discontinuo. La superficie de un pedón varía de 1 a 10 -m2, dependiendo de la variabilidad en el suelo. En la situación corriente, donde todos los horizontes son continuos y de espesor y composición casi uniforme, el pedón tiene una superficie horizontal de alrededor de 1 m2.

El polipedón, una unidad de clasificación. "Un suelo",`el suelo que clasificamos está constituído por pedones contíguos similares, limitados en todos sus lados por "no suelo" o pedones de carácter diferente. Este grupo de pedones contiguos similares se denomina un polipedón. Un polipedón puede rodear a otros como el agua rodea a una isla, pero los límites del polipedón se extienden hasta los lugares donde no hay suelo o donde los pedones tienen características que difieren significativamente. Se debe señalar que los límites del polipedón son también los límites conceptuales entre series de suelos, las cuales son las clases de más baja categoría en este sistema. Esta es la razón por qué cada polipedón puede ser clasificado en una Serie de Suelos, pero una Serie tiene, normalmente un rango de características más amplio que un polipedón individual.

Un polipedón tiene un área mínima de > 1 m2 y un área máxima no especificada. Tiene ciertas características, como la forma, márgenes de transición y límites naturales que no poseen ninguno de los pedones que lo constituyen. Los polipedones son los objetos reales que necesitamos clasificar. Aun así debemos recordar permanentemente que las unidades cartográficas de suelos están definidas en términos de unidades taxonómicas, pero pueden contener más de un tipo de suelo.

2.                   TAXONOMIA DE SUELOS

(USDA, Soil Management Support Services

SMSS Technical Monograph Nº 19. 1990)

La Taxonomía de los suelos es un sistema morfogenésico, (Smith, 1965) que considera los principios básicos de una clasificación de individuos naturales. Sin embargo, debido a la heterogeneidad y complejidad de los suelos, varios de estos principios tienen una aplicación limitada, como se verá más adelante.           

2.1. Rasgos del sistema de clasificación de suelos.

Los principales rasgos que definen este sistema son los siguientes:

-          Es un sistema de categorías múltiples.

-          Las características diferenciantes que definen los taxa son las propiedades de los suelos, que son medibles y cuantificables.

-     Si bien la base de la diferenciación de los taxa la constituyen las propiedades de los suelos, estas propiedades no se consideran en forma estática, sino como una expresión de procesos pedogénicos. Es lógico pensar que la morfología que manifiesta un suelo en la actualidad corresponde al producto de un conjunto de procesos genésicos que han actuado en él. En este sentido la Taxonomía de Suelos introduce el concepto de propiedades de diagnóstico, dentro de las cuales las más significativas son los horizontes diagnósticos cuyas definiciones y rangos de variación responden a los procesos genésicos que les dieron origen.

-          Como las características diferenciantes son las propiedades de los suelos, el sistema permite clasificar suelos vírgenes, cultivados, erosionados y aquellos cuya génesis es desconocida.

-          A diferencia de otras clasificaciones, su centro de interés principal es el suelo y no otras ciencias afines como la Climatología y la Geología.

-          Permite obtener una clasificación de los suelos y no una clasificación de procesos de formación de suelos, como sería el caso de la clasificación francesa.

-          Permite una gran uniformidad en la clasificación, aunque sea aplicada por muchos y muy diferentes especialistas.Las diferencias de interpretación de cómo un suelo se formó no influencia la clasificación del suelo en el sistema.

-          Permite la incorporación de nuevos conocimientos, o cambiar, o modificar los límites de los taxa sin producir distorciones de importancia.

-          La nomenclatura empleada es totalmente nueva, ya que crea nombres nuevos a partir de raices griegas y latinas, tratando de evitar los nombres locales, que en muchas circunstancias es necesario traducir creando confusiones o interpretaciones erróneas. Por esta razón los nombres de los suelos hasta el nivel de Sub-Grupo no se deben traducir, ya  que esto le restaría universalidad al sistema.

-          La nomenclatura da una connotación definida de las características más relevantes del suelo, permitiendo que sea comprendida por un gran número de personas independientemente del idioma.

2.2. El suelo que se clasifica.

El suelo es una colección de cuerpos naturales que se encuentran en la superficie de la Tierra, modificados por el hombre o incluso "hechos" por él, que contienen materia viva y que soporta o es capaz de soportar plantas. Su límite superior es el aire o aguas someras. Sus límites laterales pueden ser aguas profundas o roqueríos o hielo. Su límite inferior, es decir el no suelo, es tal vez más difícil de definir, pero se considera generalmente como el límite inferior de la actividad biológica, el cual puede coincidir con la profundidad de arraigamiento de plantas perennes nativas. Si la actividad biológica o los procesos pedogénicos se extienden a profundidades mayores de 200 cm, arbitrariamente se considera como límite inferior del suelo, los 200 cm.

2.3. Definición de Suelos Minerales.

De acuerdo con esta Taxonomía, los suelos minerales son aquellos que cumplen uno de los siguientes requisitos:

a)       Los materiales edáficos minerales inferiores a 2 mm en diámetro (fracción de tierra fina) constituyen más de la mitad del espesor de los 80 cm superiores.

b)       La roca subyacente se encuentra a menos de 40 cm y los mate riales edáficos minerales que se encuentran directamente sobre la roca tienen 10 cm o más.

c)       La roca subyacente se encuentra a 40 cm o más, el material edáfico mineral inmediatamente sobre la roca tiene 10 cm o más de espesor; además:

El material edáfico orgánico tiene menos de 40 cm de espesor y está descompuesto (consiste en materiales hémicos o sápricos) o tienen una densidad aparente de 0,1 o más.

El material edáfico orgánico tiene menos de 40 cm de espesor y está constituído por SPhagnum no descompuesto o fibras de musgos, o bien tiene una densidad aparente inferior a 0,1.

2.4. Materiales edáficos-orgánicos.

Los materiales edáficos orgánicos y los suelos orgánicos:

a) Están saturados con agua durante períodos prolongados o están artificialmente drenados, excluyendo raices vivas:

-          Tienen ≥ 18% de carbono orgánico si la fracción mineral tiene ≥ 60% de arcilla;

-          ≥ 12% de carbono orgánico si la fracción mineral no tiene arcilla, o

-          Cantidades proporcionales de carbono orgánico entre 12 y 18% si el contenido de arcilla es entre 0 y 60%;

b)   Nunca están saturados con agua por más de unos pocos días y tienen ≥ 20% de carbono orgánico.

En esta definición, el item (a) incluye los materiales que se han denominado como turba y cieno. Con el item (b) se ha intentado caracterizar lo que se ha llamado "hojarasca" u horizontes 0. No todos los materiales edáficos orgánicos se acumulan en o bajo el agua. La hojarasca puede descansar sobre un contacto lítico y sustentar un bosque. En esta situación el "suelo" es orgánico en el sentido que la fracción mineral es considerablemente menor que la mitad del peso y sólo una pequeña parte del volumen del suelo.

3.       HORIZONTES Y PROPIEDADES DIAGNOSTICAS PARA LAS

CATEGORIAS SUPERIORES: SUELOS MINERALES

3.1. Horizontes Diagnósticos Superficiales: El epipedón.

Las propiedades del epipedón, excepto la estructura, se deben determinar después de mezclar el suelo superficial hasta 18 cm de profundidad o, si hay roca a menos de 18 cm, después de haber mezclado todo el suelo hasta la roca. Esto se hace con el fin de evitar cambios en la clasificación del suelo como resultado de la labranza.

3.1.1. Epipedón Antrópico. Cumple todos los requisitos del epipedón málico excepto por:

a)       Los límites de P205 soluble en ácido, con o sin la saturación de bases, o

b)       La duración de los períodos durante los cuales tiene humedad disponible.

3.1.2. Epipedón Hístico (gr. histos, tejido). Se le puede definir como una capa (uno o más horizontes) en la superficie o cerca de ella que está saturada con agua durante ≥30 días consecutivos en alguna época en la mayoría de los años, o está artificialmente drenado.

El horizonte está constituído por materiales edáficos orgánicos y

a)       ≥ 75% en volumen, son fibras de Sphagnum o tiene una densidad aparente en húmedo < 0,1 y tiene un espesor < de 60 cm pero > de 20 cm; o

b)       Tiene un espesor de < 40 cm pero de > 20 cm y cumple uno de los siguientes

requisitos en relación con el carbono orgánico y espesor:

-          ≥ 18% de carbono orgánico si la fracción mineral tiene > 60% arcilla.

-          ≥ 12% de carbono orgánico si la fracción mineral no tiene arcilla;

-          Cantidades proporcionales intermedias de carbono orgánico, si parte de la fracción mineral es arcilla, siempre que ésta sea < 60%.

3.1.3. Epipedón Mólico (lat. mollis, suave). Tiene las siguientes propiedades esenciales:

a)   En la mayor parte del horizonte, la estructura está lo suficientemente bien desarrollada, de manera que no sea al mismo tiempo masiva y dura, o muy dura, cuando seco. Los prismas muy gruesos, de > 30 cm de diámetro, se incluyen en el concepto de masivo, en caso que no exista una estructura secundaria dentro de los prismas.

b)   Posee los siguientes colores Munsell, tanto en muestras partidas como amasadas

(excepto si hay > de 40% de material calcáreo finamente dividido):

-          Valor: < 3,5 en húmedo; < 5,5 en seco.

-          Croma': < 3,5 en húmedo.

c)   saturación de bases -> 50% (por NH 40Ac).

d) Después de mezclar los 18 cm superficiales, o mezclar todo el suelo en caso que a menos de 18 cm se encuentre roca, un horizonte petrocálcico o un duripán, tiene uno de los siguientes espesores: 

d.1. ≥10 cm si el epipedón se encuentra directamente sobre un contacto lítico-;

d.2. En otros suelos, si su textura es más fina queareno-francosa fina, el epipedón debe tener > 25 cm de espesor;

-          El límite superior de material calcáreo pedogénico, en forma de filamentos, recubrimientos blandos o nódulos blandos, se encuentra a más de 75 cm;

-          La base de un horizonte argílico, nátrico, espódico, cámbico u óxico, se encuentra a más de 75 cm; y

-          El límite superior de un horizonte petrocálcico, fragipán o duripán se encuentra a más de 75 cm;

d.3. En otros suelos que tienen un epipedón franco o arcilloso, éste debe tener- de 18 cm y medir > 1/3 del espesor tomado desde el límite superior del epipedón hasta la más superficial de las características listadas en (d.2.) si alguna de éstas se encuentran a menos de 75 cm;

d)       El epipedón tiene < 250 ppm de P205 soluble en ácido cítrico (1%); o, tiene cantidades  crecientes de P205 soluble en ácido cítrico debajo del epipedón.

e)       Si el suelo no está bajo riego, alguna parte del epipedón está húmeda durante > 3 meses (acumulativos) en más de 7 de cada 10 años, en los períodos en que la temperatura del suelo a 50 cm de profundidad, es > 5ºC.

3.1.4. Epipedón Ocrico (gr. ochros, pálido). Es aquel que:

- Tiene valor o croma demasiado alto, o

- Es demasiado seco, o

- Tiene un contenido de materia orgánica demasiado bajo, o

- Tiene valor _n demasiado alto, o

- Es demasiado delgado para ser mólico, úmbrico, antrópico, plágeno o hístico, o

- Es duro y masivo al mismo tiempo, cuando seco.

Se considera que un epipedón es ócrico si, el valor Munsell después de amasado es:

- ≥ 5,5 en seco, o

- ≥ 3,5 en húmedo, si el croma es ≥ 3,5 o,

- Si el horizonte Al o Ap tiene valor y croma bajos, es demasiado delgado para ser un epipedón mólico o úmbrico.

3.1.5. Epipedón Melánico (gr. melas-anos, negro). Es un horizonte negro, grueso que se presenta en o cerca de la superficie, con alta concentración de carbono orgánico, convenientemente asociado con minerales de corto rango de ordenamiento o complejos humus-A1.           

Tiene un espesor acumulativo de 30 cm o más, con un valor y croma inferior a 2 (Munsell), un índice melánico de 1,70 o menos, 6% de carbono orgánico o más y tiene propiedades ándicas.

3.1.6. Epipedón Plágeno (Al. plaggen, camada de paja).    Es una capa superficial hecha por el hombre de ≥ 50 cm de espesor, producida por prolongadas y continuas adiciones de estiércol y paja.

El color y el contenido de carbono orgánico de un epipedón plágeno depende de las fuentes de materiales usados en las camadas de paja.

3.1.7. Epipedón Umbrico (lat. umbra, sombra, oscuro). Cumple todos los requerimientos el epipedón mólico en color, contenido de carbono orgánico y fósforo, consistencia, estructura, valor n y espesor. En el epipedón úmbrico se incluyen los horizontes superficiales profundos, de colores oscuros que tienen una saturación de bases de menos de 50% (NH40Ac). Se debe hacer notar que la restricción que elimina epipedones duros o muy duros y masivos cuando seco se aplica solamente a aquellos epipedones que llegan a secarse. Si el epipedón está siempre húmedo, no hay restricción en su consistencia o estructura cuando seco.

3.2. Horizontes Diagnósticos Subsuperficiales

Los horizontes que se describen en esta sección se forman bajo la superficie del suelo, aunque en algunos lugares se forman inmediatamente bajo una capa de hojarasca. Pueden quedar expuestos en la superficie por truncamiento del suelo. Algunos de estos horizontes se consideran, generalmente como horizontes B, aunque no por todos los edafólogos; otros horizontes subsuperficiales son generalmente considerados como partes del horizonte A.

3.2.1. Horizonte Agrico (lat. ager, campo). Es un horizonte iluvial formado bajo cultivo que contiene cantidades significativas de limo, arcilla y humus iluviados.

3.2.2. Horizonte Albico. (lat. albus, blanco). Es un horizonte' del cual han sido removidos arcilla y óxidos de hierro libres, o en el cual los óxidos han sido segregados hasta un grado tal, que el color del horizonte es determinado por el color de las partículas primarias de arena y limo, más bien que por los revestimientos de dichas partículas.

3.2.3. Horizonte Argílico. Es un horizonte iluvial en el cual arcillas filosilicatadas se han acumulado por iluviación en cantidades significativas. Esto, por supuesto, no excluye la concurrente formación de arcilla en el horizonte iluvial. Se forma bajo un horizonte eluvial, pero puede estar expuesto en la superficie si el suelo ha sido parcialmente truncado. Tiene las siguientes propiedades que se pueden usar para su identificación:

a)        Si hay un horizonte eluvial y no hay discontinuidad litológica entre él y el horizonte argílico, éste tiene más arcilla total y más arcilla fina que el horizonte eluvial, de la manera que se explica seguidamente. Los incrementos en arcilla se alcanzan en una distancia vertical ≤30 cm.

-     Si cualquier parte del horizonte eluvial tiene < 15% de arcilla total en la fracción tierra fina {< 2mm), el horizonte argílico debe tener, al menos, 3% más de arcilla (por ejemplo, 13% contra 10%).

-          Si el horizonte eluvial tiene > 15% y < 40% de arcilla total en la fracción tierra fina, la relación arcilla del horizonte argilico/arcilla del horizonte eluvial debe ser ≥ 1,2.

-          Si el horizonte eluvial tiene > 40% de arcilla total en la fracción tierra fina, el horizonte argilico tiene, por lo menos, ≥ 8% de arcilla, o, si la arcilla total es > 60%, el horizonte argílico tiene ≥8% de arcilla fina (por ejemplo, 50% contra 42%).

b)         Debe tener uno de los siguientes espesores:

- Más de 1/10 de la suma de los espesores de todos los horizontes que se encuentren sobre él;

-          ≥15 cm, si el horizonte eluvial e iluvial, en conjunto, tienen un espesor de > 1,5 m.

-          ≥ 15 cm, si el horizonte argílico es arenoso o areno francoso;

-          Si está compuesto completamente por lamelas, éstas deben tener_ 1 cm de espesor y, en conjunto, deben sumar al menos 15 cm de espesor;

-          7,5 cm, si el horizonte argílico es franco o arcilloso.

c)        Si hay agregados, un horizonte argílico, tiene argilanes sobre algunas de las superficies verticales y horizontales de los agregados y en poros finos, o tiene arcilla orientada en l% o más de la sección transversal.

3.2.4. Horizonte Cálcico y. Horizonte ca. El horizonte cálcico es un horizonte de acumulación de carbonato de calcio o de carbonato de calcio y magnesio. La acumulación puede encontrarse en el horizonte C, pero puede estar también en diversos otros horizontes como un epipedón mólico, un horizonte argílico o nátrico, o un duripán.

3.2.5. Horizonte Cámbico. Es un horizonte producto de alteración que no tiene el color oscuro, ni el contenido de materia orgánica, ni la estructura que definen a un epipedón hístico, mólico o úmbrico y tiene:

(a) Textura arenosa muy fina, areno francosa muy fina o más fina en la fracción tierra fina (< 2 mm);

b)   Estructura de suelo o ausencia de estructura de roca en, al menos, la mitad del volumen.

c)    Evidencias de alteración en una de las siguientes formas:

c.1.) Colores grises característicos de un régimen de humedad ácuico, y

- Un decrecimiento regular del carbono orgánico con la profundidad, o

- Grietas que se abren y cierran en la mayoría de los anos, o

- Permafrost a alguna profundidad.

c.2.) Croma más fuerte, o matiz más rojo, o mayor contenido de arcilla que el horizonte inferior;

c.3.) Evidencias de remoción de carbonatos.

3.2.5. Duripán. El duripán (lat. durus, duro, y pan: capa dura) es un horizonte cementado con sílice, en el cual la cementación es lo suficientemente fuerte de manera que fragmentos secos de algún subhorizonte no se disgregan en agua, incluso en humedecimiento prolongado.

3.2.7. Horizonte Espódico. Es normalmente un horizonte que se encuentra bajo un horizonte 0, A1, Ap o A2.

a)       Tiene una clase de tamaño de partículas arenosa o franco gruesa, y los granos de arena están recubiertos por revestimientos agrietados y/o, hay gránulos oscuros definidos del tamaño de limo grueso o más grueso, o

b)       Tiene uno o más subhorizontes en los cuales:

b.1.) Si hay ≥ 0,1% de hierro extraíble, la relación:

o, si hay < 0.1% de hierro extraíble, la relación:

y, la relación:

3.2.8. Fragipán. (modificado de lat. fragilis, quebradizo, y pan: pan quebradizo). Es un horizonte francoso o más raramente arenoso que puede estar debajo de, aunque no necesariamente, un horizonte cámbico, espódico, argílico o álbico. Tiene muy bajo contenido de materia orgánica, una densidad aparente alta en comparación con los horizontes superiores a él, y aparentemente cementado cuando seco, teniendo así una consistencia dura o muy dura. En húmedo, un fragipán es moderado a débilmente quebradizo, lo cual significa en un agregado la tendencia a una ruptura repentina al aplicar una presión, más que una lenta deformación. Un fragmento seco se disgrega o fractura cuando se coloca en agua. Normalmente un fragipán es moteado, su permeabilidad al agua es lenta o muy lenta y tiene unos planos blanqueados aproximadamente verticales, que corresponden a caras de poliedros o prismas gruesos o muy gruesos. Un fragipán está libre de raíces excepto a lo largo de las caras de los prismas blanqueados.

3.2.9. Horizonte Gípsico. Es un horizonte no cementado o débilmente cementado, enriquecido con sulfatos secundarios que:

a) Tiene ≥ 15 cm de espesor;

(b)Tiene ≥ 5% de yeso que el horizonte C o la capa inferior; y

(c) Espesor (cm) x % yeso ≥ 150.

3.2.10. Horizonte Kándico. Es un horizonte verticalmente continuo con una CIC de 16 cmol (+)/kg de arcilla o menos.

Tiene un espesor de a lo menos 30 cm y una textura areno francosa muy fina o más fina. Se encuentra debajo de un horizonte superficial de textura más gruesa.

Tiene más arcilla total que el horizonte superficial de textura más gruesa y el incremento de arcilla se alcanza en una distancia vertical de 15 cm o menos:

a)       Si el horizonte superficial tiene < 20% de arcilla, el horizonte Kándico comienza

donde algún subhorizonte tiene 4% más de arcilla.

b)       Si el horizonte superficial tiene entre 20 y 40% de arcilla, el horizonte Kándico

comienza donde algún subhorizonte tiene 1,2 veces más de arcilla.

c)       Si el horizonte superficial tiene, > 40% de arcilla, el horizonte Kándico comienza  donde algun subhorizonte tiene 8% más de arcilla.

3.2.11. Horizonte Nátrico (NL. natrium sodio; Indica la presencia de sodio) es un tipo especial de horizonte argílico. Tiene, además de las propiedades del horizonte argílico.

a) Una de las siguientes:

a.l.) Prismas,  o más corrientemente columnas en alguna parte, generalmente en la superior, que pueden o no romperse en bloques; o

a.2.) Rara vez, estructura en bloques y lenguas de un horizonte eluvial, en las cuales hay granos de limo o arena no recubiertos, que se extienden > 2.5 cm dentro de el horizonte;

b) La RAS es ≥ 13 (o ≥ 15%. de saturación con sodio intercambiable) en algún subhorizonte dentro de los 40 cm del límite superior.

3.2.12. Horizonte Oxico. Es un horizonte mineral de por lo menos 30 cm de espesor en estado avanzado de meteorización. Consiste en una mezcla de óxidos hidratados de hierro y/o aluminio con cantidades variables de arcillas del tipo 1:1 y minerales accesorios altamente insolubles como cuarzo en tamaño arena.

3.2.13. Horizonte Petrocálcico. En un material parental rico en carbonatos o con adiciones regulares de carbonatos en forma de polvo. El horizonte cálcico tiende, con el tiempo, a quedar saturado de carbonatos y cementado para convertirse en un horizonte duro, masivo y continuo que se denomina horizonte pertrocálcico.

3.2.14. Horizonte Petrogípsico. Es un horizonte gípsico fuertemente cementado con yeso de manera que los fragmentos secos no se disgregan en agua y las raíces no pueden penetrarlo. El contenido de yeso es mucho mayor que el mínimo requerido para el horizonte gípsico y corrientemente excede 60%. Está restringido a climas áridos y a materiales parentales ricos en yeso.

3.2.15. Horizonte Plácico. (gr. de plax, piedra plana; significando capa dura, delgada y cementada). Es un pan delgado, duro, negro a rojizo oscuro, cementado por hierro, por hierro y manganeso, o por complejos hierro-materia orgánica. Generalmente el espesor es de 2 a 10 mm. Raramente tiene < 1 mm de espesor como tampoco llega a los 20 a 40 mm de manera continua. Puede estar asociado, aunque no necesariamente, con materiales parentales estratificados. Se encuentra en el solum, más o menos paralelo a la superficie, y,corrientemente dentro de los 50 cm superiores del suelo mineral. Tiene una forma pronunciadamente ondulada e incluso tortuosa. Normalmente se presenta como una capa simple, no constituída por láminas múltiples, una sobre la otra, pero en algunos lugares puede encontrarse bifurcado. Es una barrera para las raices y el agua.

3.2.16. Horizonte Sálico. Contiene un enriquecimiento secundario de sales más solubles en agua fría que el yeso y,

a)       Tiene ≥ 15 cm de espesor;

b)       Tiene ≥ 2% de sales; y

c)       Espesor (cm) x % sales (en pesó) ≥ 60.

Así, un horizonte de 20 cm de espesor necesita 3% de sales para ser calificado como sálico y uno de 30 cm necesitará 2%. 3.2.17. Horizonte Sómbrico. Es un horizonte de suelos minerales formados en condiciones de drenaje libre. Contiene humus fluvial, no asociado con aluminio tal como el humus del horizonte espódico, ni tampoco disperso por sodio como es común en el horizonte nátrico. En consecuencia, el horizonte sómbrico no tiene la alta capacidad de intercambio catiónico en relación con la arcilla de un horizonte espódico, ni tampoco la alta saturación de bases de un horizonte nátrico. El horizonte sómbrico no se encuentra debajo de un horizonte álbico.

3.2.18. Horizonte Sulfúrico. (lat. sulfur: azufre). Está compuesto por materiales edáficos minerales u orgánicos que tiene:

a) pH < 3,5 (1:1 en agua); y,

b) Moteados de jarosita (el color de paja fresca que tiene un matiz de 2,5Y o más amarillo y un croma de 6 o más).

Un horizonte sulfúrico se forma como resultado de drenaje artificial y la oxidación de materiales minerales u orgánicos ricos en compuestos sulfurados.

 

Continuar >>