Ajustes y calibración de pulverizadores de barra.

 

La aplicación de productos agroquímicos representa un elevado costo, sin embargo existen deficiencias y descuidos en su aplicación. La clave del uso eficiente de estos es dar la debida atención al trabajo de los equipos pulverizadores desde sus ajustes y calibraciones hasta la organización del trabajo en el campo. Cuando se hace un programa de control es importante seleccionar el agroquímico apropiado y el volumen de agua que hay que asperjar. Sin embargo la mejor selección no dará los resultados esperados a menos que este sea aplicado en forma precisa y uniforme. Por lo tanto ajustar y calibrar un pulverizador es el proceso de disponer la forma de mojamiento y cobertura. La aplicación inadecuada implica siempre un tratamiento defectuoso, puesto que si se aplica una menor cantidad ésta puede resultar inferior a la requerida para tener un efecto de control, y en forma inversa, una mayor dosis es dañina a la planta, el medio ambiente, es de mayor costo, produciendo en ambos casos efectos no deseados.

Los ajustes y calibraciones deben hacerse cada vez que se ocupe el pulverizador, sobre todo si se cambian las dosificaciones , sistemas de distribución. La primera medida que debe tomarse es hacer funcionar el equipo con agua y verificar pérdidas y filtraciones en conexiones como el estado de las boquillas, su gasto y cobertura, como ya se ha señalado (Figura 69).

continúa >>