ORGANOS VEGETATIVOS

 

Como señalamos anteriormente, se refieren a aquellos órganos que tienen como función la sobrevivencia del individuo.

Raíces
Tallos
Hojas

Morfología de raíces

La raíz realiza dos funciones esenciales en el vegetal: de soporte a la planta, sosteniéndola erecta y le proporciona agua y nutrientes disueltos, que necesita para su alimentación. Una tercera función es la de acumular sustancia de reserva y esto ocurre en las raíces especializadas.

La raíz es un órgano fundamentalmente subterráneo, derivándose en la mayor parte de la Dicotiledóneas y Gymnospermas directamente de la radícula del embrión, constituyendo un sistema radical axonomorfo o alorrizo, del cuál se distingue claramente una raíz principal y varias ramificaciones laterales secundarias.

Cuando las raíces tienen su origen en otros órganos principalmente en los tallos, se denominan raíces adventicias y constituyen sistemas radicales fibrosos a homorrizos, yo que todos los elementos radicales alcanzan el mismo desarrollo. Estos sistemas son comunes en las Monocotiledóneas.

La raíz típica comprende de dos partes:

a) El cuello, que corresponde a la región de unión con el tallo.
b) El cuerpo, en el que se distinguen cuatro zonas.

1. Zona suberificada: que corresponde a la región inmediatamente por debajo del cuello, protegida por una sustancia llamada suberina. En esta zona, los pelos se han marchitado y caído y la raíz se protege suberificando las células periféricas. En las plantas adultas la zona suberosa, constituye la mayor parte de las mismas. Esta zona cumple principalmente con la función de sostén o anclaje del vegetal.

2. Zona pilífera: se encuentra a continuación de la zona suberificada, rodeada por pelos radicales o absorbentes, mas largos a medida que se alejan del ápice, estos pelos incoloros corresponden a células epidérmicas evaginadas. Esta zona es la encargada de absorber el agua y nutrientes.

3. Zona de crecimiento o región lisa, es la zona de crecimiento meristemático, pequeña y se encuentra protegida por la:

4. Caliptra o pilorriza, generalmente de un tono amarillento o café, protege a la zona de crecimiento, mediante un engrosamiento apical de lo epidermis, en forma de casco, el que protege al resto de los tejidos en el avance de la raíz por la tierra.

De acuerdo a su origen, la planta puede presentar dos tipos de raíces

Raíz principal: es lo proveniente de la radícula del embrión y origino el eje a ancla que se hunde en el suelo, presentando un crecimiento geotrópico positivo.

Esta raíz principal se puede presentar bajo distintos aspectos morfológicos:

a) Raíz axonomorfa o típica o pivotante: característica de los gimnospermas y las Dicotiledóneas, tiene un eje principal del que nacen lateralmente raíces secundarias y raicillas.

b) Raíz fasciculada, atípica, es la características de las Monocotiledóneas en que la raíz principal detiene temporalmente su desarrollo y es alcanzada en longitud por las raíces secundarias, las que continúan creciendo, de tal modo que solo aparece como un fascículo de raíces delgadas.

c) Raíz carnosa o napiformes: cuando el tejido parenquimático del sistema fundamental alcanza mayor desarrollo que los tejidos de los sistemas dérmico y vascular, resultan raíces engrosadas o suculentas características de muchas especies comestibles, coma son la zanahoria (Daucus carota), la remolacha azucarera (Beta vulgaris var. altissima y el nabo (Brassica napus).

- Raíces adventicias:

En algunos casos el eje principal no tiene fuerza para continuar creciendo y se detiene poco después de la germinación, en ese caso en la base de las plantas se inicia la formación de raíces nuevas, entre las que ninguna destacar de las demás par su vigor.

A estos raíces que no provienen de la radícula embrionaria, se denominan adventicias.

Las raíces adventicias pueden salir en muchos sitios, en algunos casos son gran facilidad como en los claveles y cardenales, espontáneamente en los tallos postrados como las frutillas o estoloniferas.

Adaptaciones de las raíces según sustrato.

Raíces áreas: frecuentes en plantar tropicales coma el Ficus bengalensis, en que el pequeño arbolito crece sobre otro individuo, gracias al sustrato que permanece en los ángulos de las ramos, finalmente debido a la carencia de nutrientes, las raíces bajan a tierra y se clavan en el suelo desde las ramas altas y una vez enraizadas comienzan a presionar al árbol que los sostuvo originalmente, estas raíces en las que la planta se aguantan como si fueran muletas o soportes se denominan fulcreas.

Las raíces aéreas mas típicas son las que presentan las plantas herbáceas epifitas que viven sobre los árboles, como musgos y helechos. Otras son las raíces garfios de las hiedras

Haustorios: son raíces adaptadas al parasitismo, no penetran en el suelo, ni en al aire, ni en el agua.

Son órganos chupadores, perforantes, debido a que penetran en los tejidos vivos del huésped, y absorbentes, que absorbe la savia. Ej. de ellos: cabello de ángel (Cuscuta chilensis), muerdago (Viscum album), quintral (Tristerix tetrandus).

Raíces acuáticas: adaptación de la mayoría de las plantar acuáticas, difieren poco de su morfología externas de las terrestres o típicas, excepto que casi carecen de zona piligera.

Ciertas plantas presentan interesantes modificaciones en sus raíces, al establecer relaciones simbióticas con algunas bacterias como es el caso de las leguminosas o bien hongos macro o microscópicos, esta última asociación se conocen como micorrizas.

Morfología del tallo

El tallo es un órgano fundamentalmente aéreo que deriva del meristema apical caulinar del embrión, el que sostiene las hojas, frutos, flores y yemas, y cumple funciones relacionadas con la nutrición, ya que en su interior presenta el sistema vasoconductor.

Los tallos se pueden caracterizar desde distintos puntos de vista de acuerdo a duración, forma, tamaño, consistencia, etc. cuya nomenclatura corresponde en gran medida a los términos aplicables a todos los órganos y a los conceptos generales.

No siempre resulta sencillo identificar una estructura como tallo, especialmente en aquellos de adaptaciones extremos como los tubérculos o los filoclados, que son ramas de crecimiento limitado y aplanado, con funciones de hoja. Para ello no hay que olvidar que solamente los tallos o ramilla pueden portar hojas o flores, por muy modificados que estos se encuentren.