Exámenes de laboratorio

 

GLICEMIA EN AYUNAS

Debe realizarse con un ayuno de 10 a 12 horas. Cifras superiores a 140 mg/dl en plasma venoso, reiteradamente, con o sin síntomas de la enfermedad, se diagnostican como diabetes. En los casos en que los valores de glicemia sean inferiores a la cifra anterior, pero superiores a los valores normales (menores de 100 mg/dl), es necesario realizar la prueba de sobrecarga a la glucosa. En caso de que la glicemia fuera tomada a cualquier hora del día y los valores obtenidos fueran superiores a 200 mg/dl (plasma venoso), ello confirma la enfermedad, aun sin la existencia de síntomas.

La tabla 1 muestra los valores de glicemia (mg/dl) en sangre entera (venosa y capilar) y en plasma venoso como capilar.

Tabla 1

GLICEMIA
(MG/DL)
SANGRE ENTERA
PLASMA
VENOSA
CAPILAR
VENOSO
CAPILAR
Diabetes
probable
180
200
200
220
Diabetes
incierta
180-80
200-80
200-100
220-100
Diabetes
improbable
80
80
100
100

PRUEBA DE TOLERANCIA ORAL A LA GLUCOSA (PTOG)

Cuando la glicemia no permite establecer con certeza el diagnóstico, se realiza este examen. Es una prueba de carácter diagnóstico y, aunque tiene una sensibilidad y especificidad de 100%, es caro, por el tiempo y el número de extracciones que requiere. Además, los resultados son poco reproducibles y muchos factores pueden alterarlo (medicamentos, patologías, tipo de dieta, actividad física, estrés, etcétera).

Antes de someterse a este examen el paciente debe estar en ayunas entre 10 y 12 horas, permanecer en reposo y sin fumar durante el procedimiento. Se determina la glicemia en ayunas a los 30, 60, 90 y 120 minutos después de haber ingerido 75 gramos de glucosa en 250 mililitros de agua, en adultos y mujeres no embarazadas. La prueba resulta normal cuando se dan los siguientes valores:

1. La glicemia en ayunas es inferior a 115 mg/dl
2. La glicemia a las dos horas es inferior a 140 mg/dl
3. Ningún valor supera los 200 mg/dl

El diagnóstico de diabetes se establece si la glicemia es igual o superior a los 200 mg/dl a las dos horas y al menos en una de las determinaciones anteriores. Los valores intermedios indican intolerancia a la glucosa.

DETERMINACIÓN DE LA HEMOGLOBINA GLUCOSILADA (HbAl)

La hemoglobina A1 es una variante glucosilada de la hemoglobina normal, y su síntesis se realiza en forma continua durante la vida del glóbulo rojo (indica de forma indirecta la glicemia media de las cuatro semanas anteriores). La determinación de la HbAl tiene una alta especificidad, pero baja sensibilidad, por lo que no es recomendable usarla como prueba de diagnóstico. En cambio, es un método muy útil para evaluar el estado de compensación de los pacientes diabéticos, ya que permite descubrir el buen o mal control de la enfermedad por el tratamiento. Los valores normales van de 6,2 a 8,2% (Reynolds); en diabéticos son siempre más altos. Estas cifras varían según las técnicas empleadas.

DETERMINACIÓN DE FRUCTOSAMINA DEL SUERO

Al igual que el método anterior, se debe usar sólo como parámetro de control metabólico. Refleja la media de las tres últimas semanas.

Además de los exámenes de laboratorio descritos anteriormente, que permiten diagnosticar la diabetes, existen otros. Entre ellos encontramos el análisis de orina y otros.

GLUCOSURIA

Su sensibilidad es escasa y el porcentaje de falsos positivos es muy elevado, lo cual lo convierte en un método absolutamente complementario y nunca de diagnóstico.

CETONURIA

Es posible detectar cuantitativamente los cuerpos cetónicos, a excepción del ácido B-hidroxibutírico. Por lo tanto, la estimación semicuantitativa de la cetonuria así obtenida es igualmente válida para fines diagnósticos.

CINTAS O TABLETAS CON REACTIVOS QUÍMICOS

Al tomar contacto con sangre u orina dan una coloración, cuya intensidad es proporcional a la concentración de la substancia en estudio. La medición de la intensidad es por comparación con patrones preestablecidos, obteniéndose una determinación semicualitativa.

INSULINEMIA

Su determinación por el método inmunológico, con yodo 131 marcado, sirve para detectar la concentración de insulina en la sangre circulante.

EL TEST DE LA RESERVA PANCREÁTICA (TEST DE PÉPTIDO C)

Su determinación permite averiguar la actividad secretora de las células beta del páncreas; es un método indirecto para estimar la secreción endógena de insulina en los pacientes diabéticos y diferenciar entre los que son tipo 1 o tipo 11.

Conjuntamente con la glicemia, glucosuria y cetonuria, es necesario controlar periódicamente la hemoglobina glucosilada, sedimento urinario, microalbuminuria, nitrógeno ureico, creatinina, colesterol total y HDL, triglicéridos y hemograma.

Tratamiento

Persigue cuatro objetivos principales (García de los Ríos 1992):

1. Conservar la vida del paciente diabético y aliviar los síntomas de la enfermedad.
2. Permitir que el paciente lleve una vida social tan normal como sea posible.
3. Establecer y mantener un buen control metabólico.
4. Evitar las complicaciones de la diabetes.

Los principales medios para alcanzar los objetivos de tratamiento de la diabetes son modificación de la dieta, reducción y prevención de la obesidad, suficiente actividad física, empleo de agentes hipoglicemiantes orales y administración de insulina, si es necesario. La educación y la motivación del paciente para que participe activamente en el programa de diabéticos y en el mantenimiento de la salud general tanto física como emocional son indispensables para que las medidas terapéuticas sean eficaces (ibíd ).