INTERACCIONES DE MEDICAMENTOS
Rafael Pineda

 

Las interacciones de medicamentos son producidas por la administración de un medicamento con otras substancias que puedan modificar la respuesta del paciente a ese medicamento. Algunas de estas interacciones pueden ser Intencionales, con el fin de mejorar una respuesta terapéutica o bien disminuir efectos adversos.

Se describen a lo menos tres interacciones importantes que deben tenerse en consideración.

i.- Interacción fármaco-fármaco
ii.- Interacción fármaco-alimento
iii - Interacción fármaco-exámenes de laboratorio

Desafortunadamente, no es posible conocer ni recordar la totalidad de las interacciones descritas en la literatura y su Importancia clínica real, sin embargo, es de gran ayuda conocer factores del paciente y características deĀ” medicamento que ayuden a predecir y, en muchos casos, evitar una interacción.

En general, son de Importancia clínica las interacciones de los medicamentos de estrecho margen terapéutico (digitálicos, amuniglucósidos, teofilina, fenitoina, por ejemplo), o los empleados ampliamente por la población, incluso sin prescripción médica (anticonceptivos orales, antibióticos, AINEs) Deben considerarse también los anticoagulantes orales, los corticoides y los depresores del sistema nervioso central (SNC), para los cuales también se describen interacciones de importancia clínica.

Han de tenerse presente las características del paciente, tales como su edad (ancianos, bebés), presencia de enfermedades (anemia grave, insuficiencia cardíaca congestiva, cirrosis hepática, diabetes mellitus, epilepsia, asma o demencia), polifarmacia, etc.

Según su naturaleza, las interacciones también se pueden clasificar en:

a) Interacciones farmacocinéticas o biofarmacéuticas: en las cuales la absorción, distribución (unión a proteínas y tejidos), metabolismo y eliminación del medicamento se alteran por otra sustancia.

b) Interacciones farmacodinámicas: en las cuales el efecto farmacodinámico de un medicamento se ve alterado, con consecuencias difíciles de sistematizar, ya que suelen darse entre parejas de medicamentos, impidiendo establecer mecanismos comunes. El resultado de una Interacción de este tipo se puede traducir en efectos aditivos, sinérgicos o antagónicos.

Interacciones Farmacocinéticas

La absorción de medicamentos puede alterarse al administrarse conjuntamente y por la misma vía, con antiácidos, substancias adsorbentes carbón activado, caolín-pectina, subsalicilato de bismuto) o resinas de intercambio Iónico. Los preparados que contienen aluminio, retardan el vaciamiento gástrico, mientras que los que contienen aluminio, tienden a aumentar la motilidad gastrointestinal. El uso de antibióticos puede erradicar la flora bacteriana normal, inhibiendo las reacciones de hidrólisis de los medicamentos conjugados excretados por la bilis, disminuyendo su reabsorción y efecto farmacológico.

La distribución habitualmente se puede alterar a nivel de unión a proteínas plasmáticas y tisulares, perfusión sanguínea tisular o alteraciones en transporte al interior de la célula.

Las interacciones a nivel del metabolismo tienen una gran importancia clínica, y se pueden reducir a dos mecanismos: inducción e inhibición enzimática. La inducción enzimática es dosis-dependiente, y el retorno a una actividad normal puede demorar vanas semanas una vez terminado el tratamiento con el agente Inductor. La inhibición del metabolismo enzimático, por otro lado, se asocia a graves problemas clínicos: la competencia por sitios de unión, alteración conformacional de enzimas y alteraciones indirectas en el sitio de unión, son también efectos dosis-dependientes, suelen comenzar desde la primera o segunda dosis y, al inhibir la metabolización, aumentan las concentraciones plasmáticas, pudiendo alcanzarse niveles tóxicos.

La mayoría de las interacciones en la eliminación, tienden a disminuir la excreción renal del (los) fármaco(s) Involucrado(s), aumentando sus concentraciones plasmáticas. Cambios en la filtración glomerular, inhibición competitiva de transporte activo tubular y alteración del pH urinario son, entre otros, mecanismos frecuentemente involucrados en este tipo de interacción.

Interacciones farmacodinámicas

Las más estudiadas se refieren a anticoagulantes orales, hipoglicemiantes orales y medicamentos que afectan el SNS.

Existe mucha controversia sobre la importancia de las Interacciones fármaco-alimento La mayor parte de ellas ocurre a nivel de la absorción disminución de la solubilidad, formación de complejos no-absorbibles, alteración de la motilidad gastrointestinal y formación de barreras físicas que Impiden el contacto del medicamento con las superficies de absorción.

El hábito de fumar de un paciente, puede interferir en su terapia y en el seguimiento de su enfermedad. Se han descrito numerosas interacciones entre los componentes del humo del cigarrillo con los medicamentos, tanto a nivel farmacocinético como farmacodinámico. Los hidrocarburos policíclicos aromáticos derivados de la combustión Incompleta de materiales orgánicos son potentes Inductores enzimáticos, la nicotina Inhibe la diuresis y el tabaco ejerce cierto efecto antiestrogénico: es necesario considerar este hábito al momento de prescribir una terapia.

El alcohol, por otra parte, puede Interferir el nivel de absorción, unión a proteínas y metabolismo hepático. Además altera los efectos de medicamentos que actúan sobre el SNC, aumentando muchas veces sus efectos adversos. El acetaldehido, un Intermediario de metabolización, reacciona con aminas primarias (formando bases de Schif) alterando la biodisponibilidad del medicamento, sin considerar los riesgos de la aparición de reacciones tipo Disulfiram con ciertos medicamentos (cefamandol, cefoperazona, metronidazol, tolbutamida, entre otros)

continúa >>