Ciclo uterino.

 

La capa profunda de la mucosa uterina, denominada endometrio (su parte superficial se ha desprendido durante la menstruación), comienza, al finalizar la menstruación, bajo el efecto de los estrógenos, a proliferar y a aumentar progresivamente su grosor. Al mismo tiempo crecen las glándulas endometriales, aumentando su longitud. Esta etapa, que se prolonga hasta que se produce la ovulación en el 14 día del ciclo, constituye la fase proliferativa de la mucosa uterina. Después de la ovulación las glándulas, bajo el efecto de progesterona y de los estrógenos secretados por el cuerpo lúteo, comienzan a secretar y sus células se llenan de glucógeno. Los conductos de las glándulas se enrollan en forma espiral.

Esta segunda etapa, denominada fase secretora de la mucosa, se prolonga hasta la involución del cuerpo lúteo. Si no hay fecundación, esta involución causa vasoconstricción arterial en la mucosa, que resulta finalmente en necrosis de la capa superficial del endometrio y hemorragia, o sea, en la menstruación.