COMPONENTES DE UNA LEGISLACIÓN SOBRE GENÉRICOS

 

Clasificación de los medicamentos para su expendio

1. Adopción de un sistema de clasificación de condiciones de expendio de medicamentos que incluya las siguientes categorías:

a) Medicamentos de venta con presentación dé receta médica, bajo diferentes modalidades según los procedimientos vigentes en los países (receta oficial, receta archivada, de utilización por especialistas, restrictos a hospitales o por niveles de atención).

En esta categoría deben incluirse los medicamentos para los que se requiere una decisión de un profesional prescriptor como parte de un acto médico y para el empleo en el tratamiento de enfermedades que precisan una supervisión médica continua, para la utilización de medicamentos para los que existan suficientes evidencias de problemas de seguridad durante su uso normal, que sean posibles de adicción o que posean en su formulación nuevos ingredientes activos y que, por lo tanto, no se tengan evidencias completas sobre su eficacia e inocuidad.

b) Medicamentos de venta libre (sin receta) exclusivamente en farmacias.

En esta categoría podrían incluirse una variedad de medicamentos que, aunque pudieran usarse sin prescripción médica, requieran instrucciones individualizadas de un farmacéutico debido a características de la formulación y la forma de liberación del principio activo, control de su uso y limitaciones del tratamiento. Entre ellas, podemos mencionar:

i) la necesidad de un farmacéutico para identificar o seleccionar un producto en particular que sirva para aliviar un síntoma;

ii) cuando el mantenimiento de esa terapia deba ser controlada y asegurar el cumplimiento del paciente o referir al paciente a un médico debido a la persistencia de los síntomas;

iii) su uso sin control pueda conducir a usos indebidos;

iv) se trate de medicamentos utilizados crónicamente bajo supervisión ocasional de un médico (insulina, nitroglicerina, por ejemplo);

v) cuando se requiere la intervención de un farmacéutico para prevenir consecuencias derivadas de interacciones con otros medicamentos y alimentos;

vi) cuando pueden usarse sin supervisión médica pero existen subpoblaciones que puedan sufrir reacciones adversas serias;

vii) cuando su uso conduzca al enmascaramiento de otros síntomas y enfermedades;

viii) cuando se requiera para emergencias sanitarias.

c) De venta libre o general en comercios no farmacéuticos.

Para seleccionar estos medicamentos pueden adoptarse los criterios vigentes en Costa Rica o en la Argentina. La legislación británica establece que debe tratarse de productos que estén libres de peligros y de abuso en su uso y pueden ser útiles para el alivio de síntomas comunes presentados en la vida diaria.

En términos económicos, una clasificación de este tipo permitiría una reducción de los costos de asistencia farmacéutica de los programas oficiales de suministro y de los sistemas de seguridad social al liberar una serie de productos de la restricción de venta bajo receta permitiendo a los pacientes y consumidores adquirir los productos necesarios previa consulta al farmacéutico.

En términos sanitarios, permitiría no solo, una jerarquización de la receta médica como parte del acto médico y como elemento obligatorio para la dispensación de los medicamentos destinados al tratamiento de las dolencias y estados de salud que requieran la intervención médica y, sino también una aproximación más adecuada a la atención personal de la salud y también una jerarquización del farmacéutico como componente del equipo de salud.

2. Definición legal de los sistemas de expendio de medicamentos en farmacias comunitarias, farmacias de hospital, sistemas de reembolso, seguros médicos y la seguridad social.